Testigos mudos


¡Qué hay de nuevo… Viejo!


Por Araceli Mendoza

En un país de salarios pobres y pensiones peores, se ha autorizado que entidades privadas de origen extranjero administren los recursos pensionarios, obteniendo gigantescas ganancias, aunque el papel que desempeñan sea el de intermediarios.


Las Administradoras de Fondos para el Retiro -Afores- son un negocio lesivo para los intereses de los trabajadores y un cambio radical en el sistema de seguridad social, mediante cuentas en que el trabajador, patrón y Estado aportan.


Se dijo que el nuevo sistema generaría grandes beneficios al país y a los trabajadores. A la fecha no se ve cuáles son esos beneficios: un sector de los retirados sólo recibe la tercera parte del último salario percibido y otro deberá conformarse con un salario mínimo.


Desde los inicios de las Afores, a los trabajadores de diferentes bancos se les veía afuera de las oficinas del Seguro Social, capturando datos de las personas que se daban de alta como trabajadores y, desde ahí, se veía una competencia entre las diferentes instituciones bancarias y aseguradoras para arrebatarse a los trabajadores, cuyo dinero querían captar.


El sistema de administración privada data de los años 80. En la dictadura de Augusto Pinochet, en Chile, la seguridad social se convirtió en un negocio. En México se copió el modelo y se legisló para otorgar a particulares el derecho de apropiarse los fondos de pensiones por medio de tres instancias: las Afores, el Sistema Especializado de Fondos para el Retiro (Siefores) y las aseguradoras.


Las Afores, con la excusa de traer grandes beneficios al país, se convirtieron en acaparadoras de recursos vinculadas a un reducido número de bancos que las maneja, mismos que canalizan los fondos para préstamos al gobierno.


¿En qué momento el trabajador es consultado para hacer uso de su dinero? Los trabajadores se convirtieron en testigos mudos que observan cómo capitales extranjeros y ejecutivos bancarios se benefician de sus ahorros.


Las Afores primero aplican su comisión y dejan para el final el interés pagadero al trabajador. ¡Qué abuso, de verdad!


Las Afores encontraron en el sistema pensionario una veta importante para capitalizar a bancos e incrementar utilidades sin riesgos ni consecuencias. De hecho, una quinta parte del ahorro nacional es aportado por los recursos de los trabajadores en el Sistema del Ahorro para el Retiro, segunda mayor fuente de recursos en la economía, después de los activos bancarios.


Además de que al contratarte es requisito indispensable estar afiliado a una Afore, hay una complicidad entre las aseguradoras, bancos, empleadores y gobierno, ante la cual el trabajador queda en total desamparo al momento de su jubilación.


Se habla de que en abril de 2021, del total de recursos de los trabajadores ocho por ciento está invertido en el mercado accionario local; 9.9 por ciento, en bolsas de valores fuera del país; 17.7 por ciento en deuda privada nacional; 2.7 en instrumentos estructurados; tres por ciento en deuda de empresas internacionales, y 41.3 por ciento colocados con particulares.


El resto ha sido canalizado a financiar al gobierno mexicano, por lo cual hay que estar muy atentos a esto, ya que hay versiones y al menos dos intentonas de los diputados de hacer uso de las Afores para financiar al Gobierno. Cuando el rio suena, es porque agua lleva.


A los trabajadores se les entregará su ahorro en una sola exhibición y se quedarán sin una pensión. Muchas personas, al perder su empleo con la pandemia, aplican esquemas informales como tandas, guardaditos o cajas de ahorro con amigos.


Sabemos que la cultura del ahorro no existe y las personas siguen sin ver su cuenta para el retiro como una forma de ahorro.


Muchas personas anteponen necesidades y deseos como comprar una casa o un departamento, adquirir un automóvil o invertir en la educación de los hijos, antes que ahorrar para la vejez.


Con el sistema pensionario administrado por las Afores las pensiones a pagar serán menores que en el sistema anterior.


La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, comentó que los responsables de la formula