Los postes viejos y enredados


¡Qué hay de nuevo… Viejo!

Por Araceli Mendoza

Año de elecciones, candidatos muertos, una muerte anunciada de la democracia; muchos candidatos, con aspiraciones de mejorar sus comunidades; otros, con intereses políticos.

La pandemia presente, muy presente… Han llegado vacunas, como en el bote de tamales: de mole, verdes y de dulce. A muchos les falta la segunda dosis. Otros no saben para cuándo, como son los casos de muchos padres de familia cuyos hijos regresan a la escuela el próximo 7 de junio. Estos padres de familia están en un rango de edad entre 25 y 39 años, sin vacunarse, con un alto riesgo de contagiarse, como ya hemos visto en otros países, donde muchas personas de estas edades murieron por la COVID-19.

La palabra convocatoria está prohibida por la veda electoral, pero con la vacunación a los maestros se hizo un llamado para convocar al regreso a clases.

La orden fue apresurar la vacunación de todos los maestros para que los padres de familia salgan y lleven a los niños a la escuela a partir del 7 de junio, un día después de las elecciones, seguramente como otro distractor o para taparle el ojo al macho, porque no saben cómo se darán las cosas.

Un estupendo distractor social, ya que muchos estarán ocupados con el regreso a clases presenciales de sus hijos, enmedio de una tolvanera de información sobre los resultados de las elecciones. La democracia quedará oculta tras el regreso a clases.

¿Realmente las instalaciones escolares están listas? Ni hoy -ni nunca- han tenido lo necesario… Muchos niños estudian con grandes carencias en sus escuelas, sin mobiliario, y el plantel en condiciones sumamente precarias. Además, muchas fueron saqueadas y quedaron en muy malas condiciones.

¿Cómo y por qué vacunar primero a los maestros, en vez de vacunar al personal médico? ¿Y los padres de familia? No quiero imaginar un nuevo brote de la COVID-19 o de sus múltiples variantes, por abrir prematuramente las escuelas y simular que estamos en semáforo epidemiológico verde.

Insisto, los maestros vacunados, y ¿los padres de familia? La pandemia no se ha controlado ni desaparecido. Las autoridades serán responsables de una crisis de salud, por haberse aventurado a reiniciar las clases presenciales, aunque ya es conocida de todos la falta de interés hacia los niños, ya sea enfermos de cáncer o por cerrar las guarderías.

Para sus padres, los niños son de suma importancia y, por abrir las escuelas antes de tiempo, se puede provocar un brote. Delfina Gómez, la secretaria de Educación que no sabe leer, no contradice ni cambia una coma a lo que dice el Presidente, sin importar la grave irresponsabilidad que puede causar el inicio a clases a partir del 7 de junio. ¿Dónde están los hombres y mujeres comprometidos con México, como Torres Bodet, con propuestas reales en la educación?

Amigos lectores: ¿se imaginan usar el avión -sí, el de la rifa y que nos cuesta mucho dinero- para trasladar a muchos padres de familia a vacunarse en los Estados Unidos?

El avión es de los mexicanos y debería servir para algo. Obviamente llevaría a quienes tuvieran pasaporte y visa pero no pueden pagar un boleto de avión. Tal vez saldrían hasta más baratas las vacunas… Habría que decirle al canciller Marcelo Ebrard, ese que fue jefe de Gobierno, el que dio el banderazo de salida a la línea dorada del metro; el que hoy está como los postes de la CFE en muchas delegaciones: deteriorados y a punto de caer, sostenidos por el desorden de cables enmarañados de las cableras, de la misma CFE y de Telmex.

Jefes de Gobierno de la CDMX han pasado y todo sigue igual o peor… y conste que no mencioné a los “diablitos”.

En el caso del Metro, nunca hubo un simulacro por parte del gobierno de la Ciudad de México. Ignoro, como muchos, si existen salidas de emergencia en los túneles y opciones viables para el ingreso de cuerpos de seguridad para poder desalojar el área.

Menciono los postes y los viejos cables sin orden ni reglamentación, porque todo en México funciona de esa manera.

Por otro lado, se acercan las lluvias y ya el cambio climático nos mostró su fuerza el año pasado. Hoy lo vemos en Tamaulipas. ¿Acaso las personas no saben que tapan las coladeras con la cantidad de basura que tiran en las calles… Bueno, pues la basura les regresa a muchos la irresponsabilidad de tirar la basura en las calles.

Estamos a días del 6 de junio, sin conocer propuestas reales y viables de los candidatos. Una de ellas sería educar para que la gente se conciencie de que tirar basura ocasiona inundaciones y los perjudicados serán ellos; es educar a las personas por el propio beneficio de la población.

El cambio climático cada vez esta más enojado con todo lo que hemos contaminado. Hay que educarnos unos a otros para beneficiarnos; no dejarnos marear con argumentos sin sustento, engañosos e irreales.

Hay que visualizar las intenciones de los candidatos que necesita la comunidad, y si de verdad se comprometen a cumplir sus compromisos, y cuánto nos podrían perjudicar o beneficiar.

Es muy desalentador ver cómo han matado a tantos candidatos de todos los partidos; es una contienda electoral bañada en sangre, al grado que parece una guerra civil, todos contra todos, con una democracia en estado de coma, en agonía o con muerte cerebral.

¿Llevar a los hijos a la escuela perjudicará mi salud y la de mi familia? Todos fuimos testigos en los meses de diciembre y enero de la crisis de oxígeno medicinal en los hospitales y la falta de camas.

Muchos sabemos también de la infinidad de secuelas de la COVID-19 -esas que también ocultan las autoridades-, y con este panorama muchos pensarían dos veces antes de llevar a los hijos a la escuela.

¿Acaso las medidas de sanitización serán permanentes, además de no ser las adecuadas? Todo se relajará con el paso de los días. Los niños son niños y serán como los postes: enredados y sin reglamentación.

Ah, pero eso sí: con el semáforo epidemiológico en verde, porque así lo quisieron el presidente, el “Zar de la COVID-19” y Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX, que ahora sí se pusieron de acuerdo. ¡Qué gran coincidencia!

quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx