google.com, pub-2505080260247083, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Cannabis en la actividad física: separando mitos de realidades

En los últimos años, la relación entre el consumo de cannabis y la actividad física ha generado un debate significativo. Mientras que algunos defienden sus beneficios, otros advierten sobre sus posibles riesgos. Este artículo examina los mitos y verdades sobre el uso de marihuana en el contexto del ejercicio físico, basándonos en investigaciones recientes y opiniones de expertos. 

Uno de los mitos más extendidos es que el cannabis reduce significativamente el rendimiento físico. La imagen del usuario de cannabis como alguien sedentario y desmotivado ha sido reforzada por años de prohibicionismo. Sin embargo, estudios recientes cuestionan esta percepción. 

 

Un estudio de 2020 revisó el consumo de cannabis en personas de 17 a 60 años y su impacto en el rendimiento deportivo. Los resultados no mostraron diferencias significativas en términos de aumento de masa muscular, fuerza, capacidad cardiorrespiratoria, o volumen máximo de oxígeno entre usuarios y no usuarios de cannabis. Esto sugiere que, en general, el consumo moderado de cannabis no afecta negativamente el rendimiento deportivo​​. 

 

Beneficios del cannabis en el ejercicio 

 

Uno de los hallazgos más interesantes es que los usuarios de cannabis reportaron menor tiempo de dolor post-ejercicio y un mayor disfrute de la actividad física. Estos efectos pueden mejorar indirectamente el rendimiento y la adherencia a las rutinas de entrenamiento, especialmente en deportes competitivos, donde la recuperación rápida es crucial​ 

 

El cannabis, en particular los productos equilibrados en THC y CBD, puede tener efectos positivos en la recuperación muscular y la reducción de la ansiedad. El THC actúa sobre receptores en el sistema nervioso central y en varios órganos, regulando el dolor, el estado de ánimo y el apetito. Por otro lado, el CBD tiene propiedades antiinflamatorias y ansiolíticas, mejorando la calidad del sueño y, por ende, los tiempos de recuperación de lesiones​​. 

 

Precauciones para un uso responsable 

 

Es crucial ser consciente de la dosis y el momento de consumo del cannabis en relación con el ejercicio. Microdosis y productos con un equilibrio entre THC y CBD son recomendados para evitar efectos negativos como la disminución de la coordinación motora o la somnolencia. Fumar una gran cantidad de cannabis rica en THC justo antes del entrenamiento puede ser contraproducente, mientras que pequeñas dosis con CBD pueden ser beneficiosas​. 

 

El uso de quimiotipos equilibrados, que contienen tanto THC como CBD, es ideal. Estos quimiotipos aprovechan la acción moduladora de los fitocannabinoides, mejorando la recuperación muscular y la relajación. Además, terpenos como el mirceno y el linalool pueden contribuir a estos efectos beneficiosos​​. 

 

Aunque la relación entre cannabis y actividad física todavía está en investigación, la evidencia actual sugiere que un consumo responsable y bien informado puede tener beneficios, especialmente en términos de recuperación y disfrute del ejercicio. Es esencial seguir explorando este tema a través de estudios más detallados para comprender completamente sus implicaciones. 

Comments


bottom of page