google.com, pub-2505080260247083, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Laurel Aitken: El padrino del Ska que conquistó a Europa

Redacción Frida

Hoy recordamos a Laurel Aitken, no solo por su sorprendente legado en el mundo del ska y reggae, sino también por su fascinante vida y carrera.


Lorenzo Aitken, mejor conocido en el mundo de la música como Laurel Aitken, nació en La Habana, Cuba, el 22 de abril de 1927. Sin embargo, a los ocho años cambió el sabor caribeño de Cuba por las vibrantes calles de Jamaica, donde inició su andadura en el mundo del espectáculo cantando calipso para turistas.


Aitken, a quien cariñosamente se le apodó "El Padrino del Ska", dejó una marca indeleble en la historia de la música jamaicana. Fue en la década de 1950 cuando grabó "Little Sheila/Boogie in my Bones", una de las primeras grabaciones del género ska. Además, este sencillo también fue uno de los primeros proyectos del productor Chris Blackwell, quien más tarde fundaría el famoso sello discográfico Island Records.


En la década de 1960, Laurel emigró a Inglaterra, donde se estableció como el principal exponente de la música jamaicana. A lo largo de su carrera, Aitken no solo se destacó por su habilidad para cantar en diferentes estilos, desde mento y calipso hasta ska y reggae, sino que también colaboró con una amplia variedad de bandas, incluyendo a The Busters, The Toasters y los españoles Malarians.


La vida de Aitken, sin embargo, no estuvo exenta de desafíos. Pese a enfrentar una enfermedad grave y sufrir un ataque cardíaco un año antes de su fallecimiento, el apasionado músico continuó dando conciertos hasta poco antes de su muerte. El 17 de julio de 2005, Leicester, Inglaterra, se despidió de este icónico artista, pero su legado sigue vivo.

De "Ska With Laurel" (1965) a "Superstar" (2005), Aitken dejó un vasto repertorio que sigue resonando en los corazones de los amantes del ska y el reggae. Así que, ya sea que lo recuerdes como el "Jefe de los Skinhead" o simplemente como el talentoso músico que se adelantó a Bob Marley en conquistar Europa, una cosa es segura: la música de Laurel Aitken es eterna.

תגובות


bottom of page