google.com, pub-2505080260247083, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Avances Médicos Derivados del Cannabis: Explorando Posibilidades Terapéuticas



A pesar de los avances notables en la aceptación del cannabis con fines medicinales, la falta de evidencia científica documentada dificulta su integración completa en la práctica médica. La comunidad médica busca respuestas sobre su impacto real y demanda datos clínicos sustanciales. Conoce más sobre los estudios que han arrojado como resultado una mejora considerable en los pacientes con enfermedades de alta mortalidad entre la población. 


Limitaciones Legales y Necesidad de Investigación 


La marihuana, catalogada como una sustancia de Clase I por el gobierno de EE.UU. enfrenta restricciones significativas para la investigación. La falta de estudios clínicos a gran escala y aprobados dificulta que los médicos receten cannabis de manera segura. Sin embargo, gracias a las investigaciones de diferentes instituciones, se han comprobado los efectos positivos en las siguientes enfermedades: 


1. VIH/SIDA 

Estudios sugieren que los fumadores de marihuana experimentan mejoras en el apetito, sueño y estado de ánimo, ofreciendo beneficios potenciales para pacientes VIH-positivos. Al igual que experimentaban menos dolor neuropático, esto se evidenció en un pequeño grupo de estudio de 50 personas. 


2. Alzheimer 

Se ha explorado el uso de cannabis en pacientes con Alzheimer para mejorar el peso y reducir el comportamiento agitado asociado a la enfermedad. La comunidad científica ignora que causa la enfermedad; sin embargo, se halló que los componentes del cannabis ralentizaban el progreso de los depósitos de proteínas en el cerebro, proteínas consideradas parte de la causa del Alzheimer.  


3. Artritis 

Investigaciones preliminares indican que derivados de la marihuana pueden reducir el dolor en pacientes con artritis y mejorar la calidad del sueño. Mientras que otros estudios llegaron a la conclusión que la marihuana ayuda a aliviar la inflamación que causa el dolor. 


4. Cáncer 

Extractos de marihuana han mostrado en estudios con animales la capacidad de frenar el crecimiento de ciertas células cancerígenas y mejorar la eficacia de la radioterapia. Incluso hay estudios en el que se ha demostrado que puede detener el crecimiento de las células cancerígenas. Al igual que, se comprobó que el cannabis previene las náuseas que acompañan los tratamientos con quimioterapia. 


5. Dolor Crónico 

Algunos estudios indican que los cannabinoides pueden tener un efecto analgésico sustancial, que han comprobado una reducción del 30% en el dolor después de consumir marihuana. Algo muy conocido en el siglo XIX, pues era ampliamente utilizado para reducir el dolor.  


6. Enfermedad de Crohn 

Investigaciones sugieren que el cannabis inhalado podría mejorar la calidad de vida de pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa. Los resultados arrojaron que limito la frecuencia de la diarrea, alivio el dolor y los enfermos aumentaron de peso. 


7. Epilepsia 

Extractos de marihuana han demostrado reducir en un 50% la frecuencia de ciertos ataques epilépticos en estudios tempranos. Según los ensayos realizados en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York. 

コメント


bottom of page