Seis de enero, día de los reyes magos


(ANCOP).- Queridos Reyes Magos... Cada año, millones de niños de diversos lugares del mundo esperan con ansias el Día de los Reyes Magos, el 6 de enero. Esta fecha tiene como símbolo el reconocimiento pagano de Jesucristo como rey y único salvador. Para la religión católica, el día coincide con la celebración de la Epifanía —una de las celebraciones litúrgicas más antiguas—, que representa el fin del período navideño en los países de habla hispana. Asimismo, la llegada, desde tierras lejanas de los tres reyes magos —Melchor, Gaspar y Baltazar— quienes traían regalos muy valiosos en esa época, como el oro, el incienso y la mirra, con los que viajaron -cuentan que siguiendo a una estrella- para homenajear a Jesús de Nazareth. Esta celebración se ha vuelto mágica para millones de niños en muchos países del mundo. Pero primero debemos saber que a partir del siglo XIX en España se volvió tradición dar regalos a los niños en la noche de reyes. Se dice que fue en 1866 cuando se celebró la primera cabalgata de los reyes magos. Dicha tradición se extendió por toda España y posteriormente fue adoptada por los países de cultura hispana. En México, los niños esperan con inquietud la noche de los reyes magos; preparan una carta en la que escriben lo que desean como regalos; ponen sus zapatos debajo del árbol, galletas y leche o agua para agradecer y alimentar a los reyes magos y a sus animales. También se come la tradicional rosca de reyes, que incluye una figura pequeña del niño Jesús —coloquialmente llamado 'monito'— y quien resulte agraciado debe invitar tamales y atole a su familia, amigos o conocidos, el 2 de febrero, día de la candelaria. En Francia degustan de la tradicional tarta de Reyes o Galette Des Rois y la persona que encuentre un haba se convierte en rey del día, por lo que debe portar una corona toda esa fecha y convidar del Galette del año siguiente. En Puerto Rico, la celebración es de carácter religioso, con la Promesa a los Reyes, en la que se cantan rosarios en honor a los tres sabios y, al igual que en México y España, en algunos sitios los niños acostumbran a recibir regalos. Sin duda, una celebración mágica y familiar.