Quetzalcóatl alimentaba con cacao al pueblo para hacerlos más sabios y creativos.