google.com, pub-2505080260247083, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

La justicia de EE.UU. decide continuar el juicio a grandes estrellas del reggaetón

La industria de la música urbana enfrenta un momento crítico con la reciente decisión de la justicia de Estados Unidos de continuar el juicio contra varias figuras prominentes del reggaetón. Este caso, que involucra a artistas de renombre como Bad Bunny, Daddy Yankee y J. Balvin, surge de acusaciones de plagio presentadas por el dúo de productores jamaiquinos Steely & Clevie, quienes afirman que su pista instrumental de 1989, "Fish Market", ha sido utilizada sin autorización en cientos de canciones de reggaetón. 

 

Steely & Clevie, formado por Wycliffe "Steely" Johnson y Cleveland "Clevie" Browne, es un dúo de productores conocido por su influencia en la música reggae y dancehall. Su base instrumental de 1989, "Fish Market", se considera una piedra angular del "dembow", un ritmo esencial en el reggaetón. En 2021, Browne presentó una demanda alegando que esta pista fue utilizada sin autorización en numerosas canciones de reggaetón, generando ingresos sustanciales para los artistas involucrados. 

 

El caso ha captado la atención internacional debido a las prominentes figuras del reggaetón implicadas, incluyendo a Bad Bunny, Daddy Yankee y J. Balvin. Estos artistas han sido acusados de usar elementos de "Fish Market" en sus producciones sin dar crédito ni compensación a Steely & Clevie. La demanda se extiende a cerca de cien artistas por aproximadamente mil canciones, reflejando la magnitud del impacto de esta base instrumental en el género. 

 

El juez federal André Britte Jr. decidió rechazar las solicitudes de desestimación presentadas por los acusados, permitiendo que el caso proceda a la fase de recolección de pruebas y testimonios. Este fallo indica que la demanda cumple con los requisitos legales necesarios para continuar, aumentando la presión sobre los artistas acusados y sus equipos legales. 

 

La continuación de este juicio podría tener amplias repercusiones en la industria musical, especialmente en el reggaetón. Si se determina que los artistas plagiaron la base instrumental, podría cambiar la forma en que se manejan los derechos de autor y las compensaciones en el futuro, estableciendo precedentes importantes para la protección de la propiedad intelectual en la música. 

 

Para los artistas involucrados, este juicio representa un desafío significativo. La posibilidad de perder en los tribunales podría resultar en compensaciones financieras considerables y afectar sus carreras y reputaciones. Por otro lado, una victoria podría consolidar su posición y establecer precedentes importantes en la industria. 

 

Este caso destaca la importancia de la regulación y la claridad en los derechos de autor dentro de la música. Las decisiones que se tomen podrían influir en cómo se crean, distribuyen y protegen las obras musicales, afectando tanto a los productores como a los artistas. 

 

Comentarios


bottom of page